18.4.18

el hombre pararrayos

la nación

Roy Cleveland Sullivan siempre fue un hombre feliz. Había nacido en un hogar modelo en el condado estadounidense de Greene, Virginia, se había casado con la mujer que amaba y había logrado su soñado trabajo de guardabosques. Todos sus vecinos opinaban lo mismo de él: un tipo afable, alegre, simpático, risueño y de lo más normal. Pero un día, su sonrisa comenzó a borrarse hasta dejar solo una mueca triste en su rostro.

Nacido el 7 de febrero de 1912, Sullivan empezó a trabajar como guardabosques a los 24 años en el Parque Nacional Shenandoah de Virginia, el lugar donde tendría su primer encuentro con la desgracia que lo perseguiría hasta su muerte. En abril de 1942 lo sorprendió ahí una terrible tormenta y no tuvo mejor idea que refugiarse en una torre de vigilancia contra incendios, que, al estar recién construida, no contaba con pararrayos.

Un rayo cayó sobre Sullivan y lo dejó inconsciente. Cuando se recuperó, encontró una larga línea de quemaduras que corrían por toda la pierna derecha junto a un agujero humeante en el zapato, del que brotaba sangre por la suela. El rayo le había alcanzado el dedo gordo del pie derecho y le había hecho perder la uña. No sería la última vez que el hombre sufriría la furia de la naturaleza.

Ya casi había olvidado el incidente, cuando en julio de 1969, conducía su camioneta en el parque por un paso de montaña con la ventanilla abierta, cuando de repente escuchó un ruido ensordecedor: un rayo entró por la ventanilla, lo golpeó y lo hizo dar un vuelco. Salvo algún chamuscón, logró salir ileso. Esto no sería todo, cinco descargas más caerían sobre él en tan solo siete años, entre 1970 y 1977.

La seguidilla fue fatal. En 1970, un rayo golpeó el transformador de electricidad cercano a la casa de Sullivan, se desvió e impactó sobre él. Terminó con parte de su piel quemada. En 1972, lo sorprendió otra tormenta en el parque y lo alcanzó un rayo que le quemó todo el pelo. En 1973, patrullaba en medio de una lluvia; cuando el agua empezó a amainar, decidió bajar de su camioneta y ahí mismo cayó herido por un rayo.

En 1976, tres años después de su último evento desafortunado, Sullivan ya era una persona diferente: maldecía el día que había nacido y a menudo se le podía ver solo. Nadie quería estar cerca de él, a excepción de su esposa. Ese año llegó una vez más una tempestad y de nuevo trató de huir de su destino, pero tampoco pudo y terminó golpeado por sexta vez por un rayo.

Pero su (nunca querido) ingreso al Libro Guinness de los récords, se produjo el 25 de junio de 1977. Sullivan estaba pescando, solo y de pie en un lago poco profundo, cuando una descarga eléctrica volvió a impactarlo de lleno en la cabeza, lo que derivó en quemaduras en el poco pelo que le quedaba y en el torso. El hombre se tiró al lago y luego corrió hasta su auto, como si fuera posible esconderse allí de la mala suerte.

El “rayo” final no se lo asestó la naturaleza, sino su esposa. Ella era la única que había quedado a su lado y que, en cierta forma, lo mantenía en pie entre tanta desgracia. Pero un día, mientras él le ayudaba a tender ropa en el jardín de su casa, un rayo alcanzó a la mujer. Esa fue la prueba final que necesitó ella para decidirse a seguir los pasos del resto del pueblo: se alejó de él para siempre. Lo abandonó.

Esa descarga emocional fue demasiado para Sullivan: en la mañana del 28 de septiembre de 1983, a los 71 años, tomó su arma reglamentaria decidido a ponerle fin a su vida. El tango diría que “ni el tiro del final” le salió, ya que no murió de ese disparo. La muerte le llegó días después como consecuencia de una infección que le había provocado esa bala. La ciencia todavía no puede hasta el día de hoy descifrar la extraña atracción que tenía este hombre con los rayos.

(…)

CARLOS MANZONI
“Crónica detrás de la desgraciada atracción del hombre ‘pararrayos’”
(la nación, 16.04.18)

17.4.18

el cildáñez

la nación

El arroyo Cildáñez era un conjunto de zanjas que serpenteaban en un vasto territorio y en tiempo de lluvia desaguaban en forma natural en el Riachuelo. Integraba un bañado con una belleza natural propia con sus lagunitas bordeadas de sauces y ceibos, junto a una fauna acuática de anguilas, bagres, tarariras y pobladas de patos, teros, ranas, nutrias.

En los planos de la Ciudad del año 1895 se observa cuando cruzaba la proyectada Avenida General Paz ingresando zigzagueante entre las tierras de Juan C. Boerr y las de F.Bollini y Emilio Bieckert entre otros propietarios, tierras que habían integrado el Partido de Flores. Cobró protagonismo después de las inundaciones del 23 de septiembre de 1884. Las fuertes lluvias que soportó la ciudad afectaron a todas las esferas sociales, siendo índice de esta preocupación la intervención del presidente, Julio A. Roca, que partió de la Casa de Gobierno en un carro del Ministerio de Guerra acompañado por su edecán Gramajo.

Del mirador del edificio de los Corrales se divisaban unidas por el agua la Boca, Barracas y las inmediaciones de Flores. El presidente, al ver el estado del Matadero Público dijo que se "debería" trasladar ese establecimiento a un paraje más lejano de la ciudad. La propuesta se efectivizó el 14 de abril de 1889 cuando se colocó la piedra fundamental en la zona de Liniers Sur. La inauguración oficial fue el 1° de mayo de 1901. Este límpido zanjón comenzó a venir cargado de residuos peligrosos con sustancias orgánicas que producían gases pútridos que lo tornaban tóxicos, repugnantes y graves para los vecinos, especialmente en verano donde se incubaban moscas, mosquitos e insectos que eran vectores de terribles enfermedades. Se lo llamaba Arroyo de la Sangre. Fue un problema sanitario y social.

Las faenas se hacían en las playas de matanza. Como era costumbre en los Corrales Viejos, concurría público para ver la matanza. Existían ciertas creencias que algunas enfermedades se curaban encerrando a un niño en el vientre vacío de la vaca recién carneada para recibir el “baño de calor”. Los “extranjeros” como les llamaban, gente paqueta y bien vestida, solían pedir “por favor” una copa de sangre caliente del animal degollado, que con una cucharita larga la batían y la bebían a sorbos cerrando los ojos, con la esperanza de que se produjera el milagro: frenara la tisis, la tos y que su tuberculosis se curara. Lo repetían diariamente, algunos se curaban y otros se cansaban de hacer esos largos trayectos del centro a los mataderos. A los trabajadores les costaba entender, que ellos carecían de buen calzado, ropas adecuadas y crecían sanos. Con el tiempo se prohibió asistir a ver la matanza de los animales.

Era un espectáculo ver el trabajo de los mucangueros, los que recogían la mucanga, residuos no comestibles. Los chicos se ayudaban con unos alambres de púa que cruzaban en el arroyo, para luego recoger la grasa, trozos de sebo, tiras de mondongo que colocaban en grandes tachos, para vender a las graserías. En su juventud, el boxeador Justo Suárez se encontraba entre ellos. Cuando se abrió el frigorífico, absorbió el trabajo de las playas abiertas y finalizó el trabajo de los mucangueros.

En 1925, hubo un Proyecto Orgánico para la Urbanización del Municipio, se lo conoció como Plan Noel, proponía “...la ruta de la sangre unirá el Matadero por el Cildáñez con el Riachuelo...”.

Debido a las inundaciones que soportaba la capital, el Gobierno encaró en 1919 un proyecto de obras de desagüe pluviales y el entubamiento de los arroyos, que luego aprobó el Congreso.

El primer tramo del arroyo Cildáñez fue entubado en 1940, pero otra parte continuaba a cielo abierto y estaba lleno de conmovedoras historias. No tenía muros de contención en sus orillas y muchas veces los niños se caían a sus aguas infectadas donde era una muerte segura, lo mismo que los ciclistas y los carros de lecheros. Finalmente, tras muchas dilaciones, el entubamiento se concretó cuando las empresas Iacusa y Odisa ganaron la licitación convocada por la Municipalidad en 1962. Las obras finalizaron con el “Gran Acto del Triunfo” en 1965, con la presencia del intendente Rabanal y del vicepresidente, Carlos Perette. Se le había puesto la “Tapa al Cildáñez” a este inocente arroyo que se convirtió en un peligro para la comunidad.

SUSANA BORAGNO
"Rincón gaucho: desventuras de un arroyo devorado por la ciudad"
(la nación, 14.04.18)

16.4.18

reacción contra la ilustración

Una bocanada de aire fresco. La ensayista Marina Garcés (Barcelona, 1973) propone en su escueto pero sustancioso librito Nueva ilustración radical un curso de acción para salir de la inercia apocalíptica de ese Occidente culposo y convencido de que todo se irá al garete, sin remedio y acaso con justicia.

El diagnóstico es claro: vivimos en un mundo que le ha declarado la guerra a la Ilustración, lo que en la esfera política se manifiesta por el crecimiento de un “nuevo autoritarismo que permea toda la sociedad” y que ha hecho “del despotismo y de la violencia una nueva forma de movilización. Se le puede llamar populismo, pero es un término confuso”; mientras que en lo cultural “triunfan las identidades defensivas y ofensivas”. Y de la mano de la “ira antioccidental” que campea aun en Europa, avanza la “fascinación por lo premoderno”. Aquí Garcés toma de Zygmunt Bauman el concepto de “retrotopías”: “utopías que se proyectan en un pasado idealizado: desde la vida tribal hasta el ensalzamiento de cualquier forma de vida precolonial, por el solo hecho de serlo”.

Garcés extrae como núcleo de la Ilustración -algo que Kant entendía como un proceso dinámico, no como una estación a la que se arriba de manera definitiva- un valor que debería ser preciado en nuestros días: la batalla contra la credulidad, librada con el arma de la crítica. Negarse a dar esta batalla implica caer en el confort actual de una “sociedad senil, que cínicamente está dispuesta a creer o hacer ver que cree lo que más le conviene en cada momento. Los medios llaman a eso posverdad. [...] Nuestra impotencia actual tiene un nombre: analfabetismo ilustrado. Lo sabemos todo, pero no podemos nada”. El resultado de ese abandono es que hemos pasado de la condición posmoderna a la “condición póstuma”: del no futuro liberador, que abría un abanico de posibilidades para modelar el presente, a un tiempo final de ocaso y extinción.

Frente a la debacle, lo que propone Garcés no es una restauración dieciochesca ni un retorno ingenuo a Kant. La historia ya desnudó las falencias del proyecto modernizador que Europa exportó enlazado con los principios de la Ilustración -y que en muchas latitudes fue impuesto a sangre y fuego, y no precisamente para provecho de los pueblos “modernizados”-. Pero no hay que tirar al bebé con el agua del baño. Que las relaciones humanas (individuales y colectivas), los programas de desarrollo económico y social y el vínculo con la naturaleza deban ser rediseñados a la luz de lo que la experiencia enseña no significa que haya que desechar las herramientas más valiosas legadas por la Ilustración: atreverse a saber, atreverse a pensar, abandonar la comodidad de los tutelajes morales e ideológicos, mantener alerta la actitud crítica (que empieza por la autocrítica). Si liquidamos en bloque la Ilustración -a causa de las taras de los procesos que la acompañaron o de la vetustez del momento histórico en que vio la luz-, nos quedamos sin instrumentos para combatir los oscurantismos de hoy. Garcés reflexiona sobre el tecnocapitalismo propiciador de un mundo donde las personas no necesitarán ser inteligentes, porque lo serán los objetos y las máquinas, pero no alcanza a mencionar algo que está en las antípodas: los proyectos teocráticos, si no imperialistas, sí expansionistas, tan arcaicos como hipermodernos, según convenga.

En todo caso, la llamada de Garcés es vital: “Estamos a las puertas de una rendición. La rendición del género humano respecto de la tarea de aprender y autoeducarse para vivir más dignamente. Frente a esta rendición, propongo pensar una nueva ilustración radical. Retomar el combate contra la credulidad y afirmar la libertad y la dignidad de la experiencia humana en su capacidad para aprender de sí misma. En su momento, este combate fue revolucionario. Ahora es necesario”.

VERÓNICA CHIARAVALLI
“Peligrosa guerra contra la Ilustración - LA NACION”
(la nación, 09.04.18)

14.4.18

reporte de noticias: mediando abril


“Quieren recuperar el Pabellón del Centenario, testimonio de la celebración de 1910”
(clarín, 08.04.18)
https://www.clarin.com/ciudades/quieren-recuperar-pabellon-centenario-testimonio-celebracion-1910_0_rJhKZ-u5M.html


“¿Por qué las mujeres no podían actuar en Inglaterra en tiempos de Shakespeare?”
(abc, 08.04.18)
http://www.abc.es/cultura/teatros/abci-mujeres-no-podian-actuar-inglaterra-tiempos-shakespeare-201804082320_noticia.html


“Científicos se acercan al lugar donde se guardan los recuerdos”
(abc, 08.04.18)
http://www.abc.es/ciencia/abci-cientificos-acercan-lugar-donde-guardan-recuerdos-201804062119_noticia.html


“Publican las dos obras inéditas de Charlotte Brontë que «sobrevivieron» a un naufragio”
(abc, 09.04.18)
http://www.abc.es/cultura/libros/abci-publican-obras-ineditas-charlotte-bronte-sobrevivieron-naufragio-201804090159_noticia.html


“La historia secreta de cómo Alemania Oriental y la Unión Soviética construyeron el Muro de Berlín”
(bbc mundo, 08.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43670180


“La desconocida historia de Mary Thomas, la ‘reina’ negra que encabezó ‘el levantamiento laboral más grande y sangriento en la historia de Dinamarca"”
(bbc mundo, 08.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43664555


“El fascinante mapa que muestra en tiempo real todos los satélites y la basura espacial que orbitan la Tierra”
(bbc mundo, 09.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43700813


“60 años de la invención del Semtex, el explosivo que se convirtió en sinónimo de extremismo”
(bbc mundo, 08.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43641362


“Cómo funciona el ‘milagroso’ dispositivo que te permite beber agua sucia”
(bbc mundo, 07.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/vert-fut-43486245


“La imagen, una cuestión de Estado en la época de los caudillos”
(clarín, 06.04.18)
https://www.clarin.com/cultura/imagen-cuestion-epoca-caudillos_0_SJ_4YISiG.html#cxrecs_s


“Medio siglo de la gesta del CD Orense, un equipo de leyenda”
(abc, 10.04.18)
http://www.abc.es/deportes/futbol/abci-medio-siglo-gesta-orense-equipo-leyenda-201804100834_noticia.html


“El «efecto gorila cósmico»: ¿Y si hay extraterrestres pero no los vemos?”
(abc, 10.04.18)
http://www.abc.es/ciencia/abci-efecto-gorila-cosmico-puede-impedirnos-detectar-extraterrestres-201804101043_noticia.html


“La misteriosa y agonizante enfermedad de Lenin: el muñeco animado de Stalin”
(abc, 10.04.18)
http://www.abc.es/historia/abci-misteriosa-y-agonizante-enfermedad-lenin-muneco-animado-stalin-201804100230_noticia.html


“Vélez celebra 75 años de su mudanza a Liniers y la permanencia en Primera”
(clarín, 11.04.18)
https://www.clarin.com/deportes/futbol/velez-celebra-75-anos-mudanza-liniers-permanencia-primera_0_SyjMTT5of.html


“El físico que hizo posible el disco duro”
(abc, 11.04.18)
http://www.abc.es/tecnologia/informatica/soluciones/abci-fisico-hizo-posible-disco-duro-201804111113_noticia.html


“Afirman que el «Guernica» no tiene nada que ver con el bombardeo de la ciudad vasca”
(abc, 11.04.18)
http://www.abc.es/cultura/arte/abci-guernica-familia-real-picasso-201804101636_noticia.html


“Por qué los números primos siguen fascinando a los matemáticos, 2.300 años después”
(el país, 10.04.18)
https://elpais.com/elpais/2018/04/06/ciencia/1523005071_452051.html


“‘La universidad es una pérdida de dinero y tiempo’: la polémica afirmación de Bryan Caplan, profesor universitario de Economía en Estados Unidos
Analía Llorente”

(bbc mundo, 11.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43720915


“Pannotia, el desconocido antiguo supercontinente de la Tierra”
(bbc mundo, 10.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43712275


“¿Cuál es realmente el ají o chile más picante del mundo?”
(bbc mundo, 10.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43712267


“Logran, por primera vez, un atisbo de la cuarta dimensión en laboratorio”
(abc, 12.04.18)
http://www.abc.es/ciencia/abci-logran-primera-atisbo-cuarta-dimension-laboratorio-201804121048_noticia.html


“El plan exterminador de los indios con coches de lujo, diamantes y criados blancos”
(el mundo, 12.04.18)
http://www.elmundo.es/cronica/2018/04/12/5aca65bd268e3e46268b45b0.html


“Por qué estos 14 tesoros están desaparecidos y cuál es su valor”
(el país, 11.04.18)
https://elpais.com/elpais/2018/03/09/album/1520609572_663984.html#foto_gal_14


“El revolucionario de la industria de las gafas que se convirtió en asesino”
(el país, 10.04.18)
https://elpais.com/elpais/2018/04/03/eps/1522756793_406445.html


“La fascinante historia del Endurance, el barco que naufragó en la Antártica hace 100 años y que los científicos quieren reflotar”
(bbc mundo, 11.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43732216


“La pelea de dos latinoamericanos con la FIFA por un aerosol”
(nytimes es, 11.04.18)
https://www.nytimes.com/es/2018/04/11/fifa-aerosol/?action=click&rref=collection%2Fsectioncollection%2Fnyt-es&contentCollection=inicio&region=rank&module=package&version=masinformacion&contentPlacement=4&pgtype=Homepage


“Así son las increíbles 50 nuevas figuras de Nasca descubiertas en Perú”
(bbc mundo, 13.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43752696

13.4.18

lo que se esconde en una pintura

wikipedia

Mirémoslo un segundo: en los ojos está el dolor de quien hace mucho tiempo, ministro de guerra en camino a la cumbre del poder, lo ha perdido todo. Está apoltronado en un sillón, el puro en una mano, la mirada vacilante ensombrecida por el recuerdo súbito de su pequeña hija, Marigold, la pequeña rizos de oro a quien perdió cuando ella tenía poco más de veinticuatro meses. Winston Churchill tiene ochenta años. Un artista ha llegado a su casona en Chartwell, en el condado de Kent, para hacerle un retrato que le encargaron sus compañeros en el Parlamento británico. Cuando el pintor empieza a trazar los primeros bocetos en carbonilla, que le servirán de referencia tanto como las fotografías que toma con una cámara de placa, el viejo Winston, siempre un poco gruñón, le sugiere que se pondrá de pie, de modo que el retrato cobre un aire señorial e imponente. Pero Graham Sutherland, con la insolencia de la juventud y la arrogancia que proporciona un talento en ascenso, le dice que permanezca sentado. Es un artista de verdad (o ansía serlo, y lo será) de tal manera que desdeña cualquier impostura o artificio; le importa lo único que merece la pena para un espíritu como el suyo: que el retrato desnude al menos en parte a su criatura y exponga a la luz alguna cuota de verdad.

-No me está pintando solo a mí -lo amonesta Churchill, el tono de voz se encrespa y se acera la mirada-. Está pintando al primer ministro del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, y todo lo que eso representa. La democracia. La libertad.

Churchill era un pintor aficionado. En el último encuentro entre ambos, antes de concentrarse en la realización del cuadro en su estudio, Sutherland elogia uno de los trabajos del ministro reunidos en un libro. En la imagen se ve un estanque de peces, el mismo que se divisa a través del ventanal en Chartwell. Winston lo ha pintado una y otra vez, ha vuelto a esa escena de manera obsesiva, como si tras cada intento hubiese sentido que algo se le había escapado. Acostumbrado a hundir la mirada en las profundidades de una obra artística y sobre todo en el mundo interior que a menudo le escatiman las criaturas humanas que elige retratar, ha vislumbrado en el fondo del estanque las formas abominables de un leviatán, la bestia marina que se mueve sigilosa debajo de las aguas en apariencia mansas.

-Bajo la tranquilidad, serenidad y elegancia del juego de luces de la superficie, vi la verdad, vi un dolor espantoso -le dice. Conforme avanza la conversación, Churchill le confía una pequeña historia. Hace algunos años, una de sus hijas murió como consecuencia de una septicemia. Compró Chartwell en 1922, el año que siguió a esa tragedia. En esa casa de campo ha vivido durante casi cuatro décadas junto a su esposa, Clementine. Nunca dejó de pintar el estanque de peces, quizá porque sintió que cada nuevo trazo era un modo de reencontrarse con la niña de los rizos dorados. Ese temblor -esa desnudez de las emociones, esa vulnerabilidad secreta- es lo que se percibe en el cuadro de Sutherland. No está en el lienzo apenas el magnífico estadista, sino el hombre con todas sus vacilaciones. Churchill jamás quiso mirar la imagen quebradiza que le devolvía ese espejo. Creía que era el retrato de un anciano quejumbroso y no el del hombre venerable que había vencido a Hitler.

infobae

La obra se presentó en el Parlamento en 1954. Una vez que se retiró el lienzo que la cubría, un Churchill ligeramente aturdido les dijo a sus colegas que se trataba de un buen ejemplo del arte modernista británico. Esa muestra de refinada mordacidad provocó una risa generalizada. Sutherland, que estaba sentado en la primera fila a la vista de todos, debió soportar con estoicismo esa humillación pública.

El cuadro jamás ocupó un lugar de privilegio en Chartwell. Lady Churchill ordenó quemarlo tiempo después.

(…)

En la National Portrait Gallery puede verse uno de los bocetos que hizo del viejo Winston durante su estancia en Chartwell. En cuanto a Churchill, siguió pintando hasta el final de sus días.

-Pintar un cuadro es como librar una batalla -dijo alguna vez. Jamás pudo vencer en la pintura del estanque de peces. Esa fue su peor derrota.

VÍCTOR HUGO GHITTA
“Un leviatán en el fondo del estanque”
(la nación, 08.04.18)

12.4.18

los que ya no están: estudiantil porteño

amateurismo en colores

Era tal la demanda de estudiantes que tenía el Colegio Nacional de Buenos Aires que, a fines del siglo XIX, el Gobierno se vio obligado a habilitar cuatro secciones. Nacen así los Colegios Nacionales Norte, Sud, Oeste y Noroeste que, a partir de 1899, se independizaron del Colegio Nacional. Hoy, esas instituciones tiene otros nombres: Sarmiento, Rivadavia, Mariano Moreno y Avellaneda. Nuestra historia empieza en el Colegio Nacional del Oeste, ubicado en la Avenida Belgrano al 2100 esquina Pasco. Más precisamente, un 6 de septiembre de 1902 cuando un grupo de estudiantes del colegio, apoyados por su rector Juan Beltrán, fundaron un club de fútbol. Eran estudiantes y eran porteños pero ya existían dos clubes con ese apelativo. Así que el nuevo club juntó los dos conceptos y se llamó Estudiantil Porteño.

Apenas un par de años después, el Estudiantil Porteño se afilia a la Asociación de Fútbol y en 1906, sale subcampeón del campeonato de Segunda División, detrás de la reserva de Estudiantes de Buenos Aires (en esos años, la reserva solía jugar el torneo de ascenso). Al año siguiente, adopta los colores que lo distinguieron: camiseta a barras verticales rojas y azules, al estilo de San Lorenzo o Barcelona.

En 1912, cuando se produce el cisma en el fútbol argentino, Estudiantil Porteño queda del lado de la Asociación Argentina de Football y sube a Primera División junto a otros clubes: Boca, Banfield, Ferro Carril Oeste, Platense, Almagro (entonces Hispano Argentino), Riachuelo (hoy el Sportivo Barracas), Comercio, Olivos y Ferrocarril Sud. Es en esta ocasión cuando Boca Juniors sube a Primera, sin ganar el torneo de segunda, que había sido conseguido por Ferro seguido por Platense y los xeneizes, con igual cantidad de puntos que Estudiantil Porteño. Días antes de esa decisión, la Federación Argentina de Football (liderada por GEBA, Porteño y Estudiantes de La Plata) había comenzado su torneo disidente y los dirigentes de la Asociación decidieron nutrir la Primera División con todos los participantes de la Segunda División (llamada “Intermedia”).

Como se ve, no sólo Boca Juniors salió beneficiado. Estudiantil Porteño llegó a Primera y se mantuvo en esa categoría. En su primera participación, en 1913, logró 13 puntos, producto de 5 triunfos, 3 empates y 6 derrotas. La misma cantidad de puntos que Estudiantes de Buenos Aires y Banfield.

Por esos años, Estudiantil Porteño tuvo actuaciones de mitad de tabla para abajo, con la excepción de dos quintos puestos: en 1916, junto a Huracán y en 1917, junto a Sportivo Barracas y a Estudiantes de La Plata.

Tras un nuevo cisma en 1919, Estudiantil se ubicó en la Asociación Amateurs de Football junto a Racing, Vélez, River, San Lorenzo, Gimnasia, entre otros. La performance durante los años 20 fue de regular para abajo.

En todos esos años, Estudiantil Porteño deambuló por varias canchas y localidades. La primera cancha estaba en un sitio histórico: Alvear y Tagle. Eso fue en 1910. Años después, River jugaría en ese predio, antes de mudarse a Nuñez. Estudiantil jugó un tiempo en Ituzaingó y, entre 1914 y 1926, tuvo su sede en Campichuelo y Díaz Vélez, el hoy Parque Centenario. Luego, se mudó a Ciudadela, a Rivadavia al 12.000.

En 1931, empieza la era del profesionalismo en el fútbol argentino. Y Estudiantil Porteño decide quedarse en la liga amateur. Almagro, Sportivo Buenos Aires, El Porvenir, Excursionistas, Nueva Chicago, Argentino de Quilmes, Banfield, son algunos de los nombres que lo acompañan en esta etapa.

En ese torneo de 1931, Estudiantil Porteño empata la primera posición con Almagro, tras ganar 12 partidos, igualar 2 y perder uno, sumando 26 puntos. En diciembre de ese año, en la cancha de Sportivo Barracas, ante 4 mil espectadores, se jugó la final que ganó 3 a 1 el Estudiantil Porteño. No podemos resistir la tentación de reproducir la formación del equipo campeón en ese partido:
José A. Bolgues
José Migliozzi, Alberto Bellomo
Pedro Martínez, Fidel Corátolo, José Gargiulo
Raúl Costa, Julio Bissio, Francisco Martínez, Oscar Mapelli, Carlos Spadaro.
Martínez abrió el marcador a los 25 minutos, lo empató Almagro al cerrar el primer tiempo y luego lo definió, Estudiantil cerca del final, con goles de Bissio a los 70 minutos y Martínez, nuevamente, a 6 minutos del final.

Los años ’32 y ’33 no fueron buenos, con puestos debajo del décimo lugar. Y repite campeonato en 1934, al sumar 36 puntos, tres más que Banfield, tras ganar 17 partidos, empatar 2 y perder 3.

Ese año se jugó el Mundial de Italia. Y el fútbol argentino mandó un equipo amateur que perdió en el primer partido y se volvió. Ese equipo contó con tres jugadores de Estudiantil Porteño (Alfredo Devincenzi, Juan Pedevilla y Francisco Pérez), el equipo que más jugadores aportó.

Ese fue el canto de cisne del fútbol amateur. Al año siguiente, se fusionaron las dos ligas y Estudiantil Porteño perdió su lugar en Primera. En 1935 se jugó un torneo de Segunda, combinando reservas de los equipos de Primera con los de Segunda. Estudiantil salió 22 entre 34. Si se excluyen los equipos de Reserva, hubiera quedado 7 entre 16. Para observar la diferencia de categoría, el primer equipo de Segunda en la tabla combinada, fue Defensores de Belgrano que alcanzó el puesto 14.

Se repitió el experimento en 1936 y Estudiantil quedó cola: 23 entre 34 equipos. Ese año marcó un hito en su historia porque el Estudiantil Porteño encontró su lugar en el mundo, mudándose a Ramos Mejía, dónde hoy está la Plaza Mitre.

El año 1937 también lo encontró en el fondo de la tabla: 13 sobre 17 equipos, ya sin las reservas de los equipos de Primera. En ese torneo sumó 14 puntos, igual que Barracas Central y Banfield. Nueva Chicago (con 13 puntos), Sportivo Alsina (7 puntos) y Sportivo Barracas (6) fueron los tres equipos que descendieron.

El último torneo del Estudiantil Porteño fue el de 1938, logrando la décima posición de 16 equipos. Sumó 26 puntos producto de 10 triunfos, seis empates y catorce derrotas. El último partido en el fútbol argentino fue el 26 de noviembre, una derrota 4 a 0, de visitante, con All Boys.

Vale la pena mencionar algunos de los equipos que compartieron ese último torneo con Estudiantil: Argentino de Quilmes ascendido tras ganar un desempate con Quilmes, All Boys, Temperley, Banfield, Argentinos Juniors, Defensores de Belgrano. Todos ellos hoy haciendo su historia en el fútbol argentino.

Terminado el campeonato, Estudiantil Porteño decidió retirarse del fútbol de AFA. “La institución mantuvo durante sus 37 años de existencia en la práctica de foot-ball las normas tradicionales que se prometiera cumplir desde su iniciación; de corrección en los procedimientos de toda índole” declaró Pascual Monzón, su presidente, en una carta a sus socios. “Los últimos tiempos se han caracterizado por una falta de uniformidad de criterio directivo en el foot-ball... En tales condiciones no se explicaría una persistencia de nuestras actuaciones en foot-ball, que aparte de malograr tareas y esfuerzos que bien pueden dedicarse a otros deportes” prosigue. Y en un párrafo anterior define el objetivo de la institución: “Su creación respondió en aquella hora a una sana inquietud de la época en pro del deporte. Favorecido por tan claro, honesto y sencillo origen, que tuvo el signo desinteresado de una corazonada juvenil”.

Ése fue el criterio que guio a Estudiantil Porteño, no sólo en esos años, sino incluso ahora. En 1957, se mudó, siempre dentro de Ramos Mejía, a su actual ubicación, en Barcala 716, donde se constituyó en una de las instituciones fundamentales de esa ciudad de La Matanza. Se destaca en básquet, hockey sobre patines, vóley y tenis. Y en octubre del año pasado, alcanzó la gloria al ganar el Sudamericano del Fútbol de Salón.


FUENTES:

http://amateurismoencolores.blogspot.com.ar

https://es.wikipedia.org/wiki/Club_Atl%C3%A9tico_Estudiantil_Porteño

https://www.caep.org.ar

https://www.clarin.com/deportes/estudiantil-porteno-100-anos_0_By6-mZ4gRKg.html

http://www.rsssf.com/tablesa/arg31a.html

http://josecarluccio.blogspot.com.ar/search/label/estudiantil%20porte%C3%B1o

https://es.wikipedia.org/wiki/Colegio_Mariano_Moreno_(Ciudad_de_Buenos_Aires)

http://www.rsssf.com/country.html#champ

https://www.clarin.com/deportes/futbol/boca-juniors/hace-105-anos-boca-ascendio-escritorio-apoyo-river_0_HJKiPxZBW.html

https://www.ole.com.ar/futsal/estudiantil-porteno-campeon-sudamericano_0_1888611138.html

11.4.18

rorschach

open mind

El 2 de abril de 1922 moría en el quirófano, por una peritonitis, un casi desconocido psiquiatra suizo de 37 años. Solo nueve meses antes, aquel médico había publicado su libro Psychodiagnostik, que apenas había atraído atención y en el que proponía una serie de figuras de manchas de tinta como método de diagnóstico mental. Hoy el test ideado por Hermann Rorschach es quizá la prueba psicológica más popular del mundo, que incluso ha inspirado a artistas como Andy Warhol. Sin embargo, un siglo después persiste una pregunta: ¿es científicamente sólido?

La relación de Rorschach con los borrones se remonta a su adolescencia, cuando en la fraternidad de su escuela le conocían como Klex, “mancha de tinta” en alemán. (…) … este sobrenombre se debía a la habilidad de Rorschach con la pintura. Fue años más tarde, durante sus estudios de medicina en Zúrich y muy influido por el auge del psicoanálisis, cuando comenzó a interesarse por las manchas de tinta, que se habían empleado antes como prueba de creatividad. Ya como psiquiatra, comenzó a mostrarlas a pacientes para estudiar sus reacciones.

Finalmente, de entre cientos de figuras, Rorschach eligió las diez que integrarían su test. Las escogió por su calculado grado de ambigüedad, cinco de ellas en negro, dos en negro y rojo y otras tres con varios colores. El psiquiatra diseñó su prueba como un método de diagnóstico de la esquizofrenia. Sin embargo, a partir de 1939 comenzó a adoptarse como lo que originalmente se denominaba test proyectivo de personalidad, un tipo de prueba psicológica abierta que permite al analista indagar en las emociones y motivaciones ocultas.

(…)

Pero en los años 60, John Exner diseñó una metodología rigurosa para estandarizar el test y sus resultados. Actualmente, el test es sistemático incluso en las posiciones de analista y sujeto. Y al contrario de la idea popular, la clave de la prueba no estriba solamente en lo que el sujeto ve en las manchas, de hecho, esto es menos relevante que otros aspectos, como sus reacciones, lo que dice y cómo lo dice, o en qué rasgos de la imagen se fija (forma, color o detalles).

Sin embargo y a pesar de la estandarización, numerosos psicólogos han criticado la validez del test y la variación dependiente del experimentador, además de su aplicación más allá de su propósito original. A no pocos expertos les preocupa su frecuente uso en juicios criminales, sobre todo teniendo en cuenta la tendencia del test a sobrediagnosticar trastornos mentales, según los críticos.

(…)

Por todo ello, en 1999, el psicólogo Howard Garb recomendó una moratoria del uso del test para fines clínicos y forenses hasta que nuevas investigaciones determinaran su validez real, una iniciativa a la que se unieron otros expertos como James Wood, Teresa Nezworski y Scott Lilienfeld.

(…)

En 2013, un extenso estudio encabezado por la psicóloga Joni Mihura, de la Universidad de Toledo (EEUU), reunió revisiones científicas y metaanálisis sobre el test. Las conclusiones parecían rehabilitarlo parcialmente, al menos para sus usos originales: “el Rorschach es un test útil si se utiliza en línea con la investigación actual y las normas adecuadas. (…) …la fortaleza del Rorschach es evaluar la psicosis”.

(…)

JAVIER YANES
“El test de Rorschach, ¿ciencia o pseudociencia?”
(open mind, 01.04.18)